¿Cómo podemos alimentar al mundo de manera sostenible?

Ningún sistema mundial tiene un mayor impacto social, económico y ambiental en el mundo que nuestra producción de alimentos. Pero a pesar del impacto que la agricultura ejerce sobre la tierra, el agua y el clima, una de cada siete personas pasa hambre. Para solucionar un problema de estas dimensiones, se requiere adoptar la mentalidad de que cada negocio tiene un papel importante que desempeñar cuando se trata de nutrir a la humanidad.

Se estima que para el año 2050, para alimentar a la humanidad necesitaremos aumentar la producción en un 60%. También sabemos que, hoy en día, la industria agrícola es responsable del 80% del consumo de agua potable, el 20% de las emisiones de gases de efecto invernadero, y la deforestación de aproximadamente 5 millones de hectáreas cada año. Al mismo tiempo, desperdiciamos un tercio de lo que producimos.

El impacto de la industria es igual de grande en sentido económico, ya que un 40% de la población mundial obtiene sus ingresos de los alimentos. Si ocurre una catástrofe, la gente pierde sus medios de subsistencia, más personas pasan hambre, y las consecuencias en los sistemas económicos y sociales a nivel mundial pueden ser terribles.

Lo que tenemos en juego es demasiado valioso. Nuestros sistemas alimentarios requieren ideas nuevas y conceptos más sostenibles en todos los frentes: empezando por la tierra del agricultor hasta llegar a los estantes de la tienda de comestibles de la esquina.

El desafío 

Nuestra relación con los alimentos es, intrínsecamente, una relación con la naturaleza. Ahora, esa relación es tensa.

El factor primordial y de mayor peso en este desafío es el cambio climático. En todos los lugares del mundo, los hábitats están cambiando rápidamente, haciendo que la ya delicada práctica de la agricultura se torne cada vez más compleja. Ahora las granjas utilizan más agua, deforestan más tierra, y degradan el suelo al punto de que perdemos el equivalente a 30 campos de fútbol de tierra arable cada minuto. Todo esto retroalimenta el problema del cambio climático.

El conjunto de recursos y energía necesarios para cultivar, procesar, transportar y mantener el sistema alimentario mundial cada año deriva en una dinámica insostenible: por cada $1 USD de alimento, la sociedad paga $2 USD en costos económicos, sociales y ambientales.

Y aun así hay gente que pasa hambre. La subnutrición puede alcanzar tasas del 25% en algunos lugares de Asia y el África subsahariana, y la malnutrición causa el 45% de las muertes de niños menores de 5 años a nivel mundial.

Esto se complica por el importante problema de los residuos, que le cuesta a la economía 940,000 millones de dólares anuales. Tanto si el desperdicio se produce en el procesamiento como en los hogares de los consumidores, significa una carga para el medio ambiente y ningún beneficio para el ser humano.

En general, lo que necesitamos hacer es aprender a alimentar a más personas utilizando menos agua, menos tierra y menos energía. Y esta no es una meta puntual. Necesitamos hacerlo de forma sistemática y sostenible.

Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU

En el año 2050

se necesitará un 70% más de alimentos para poder alimentar a la población mundial. 

Nuestra perspectiva

Mejora regenerativa significa lograr mejoras tanto en las granjas como en el trayecto que recorre el alimento para llegar hasta nuestras mesas; debe existir una conciencia de compromiso para con los sistemas naturales subyacentes.

Todas las granjas del mundo deberían tener a su alcance mejores herramientas y más acceso a la tecnología, de esta manera se podrá aumentar la capacidad de los agricultores de adoptar una mayor biodiversidad en sus cultivos. El 75% de lo que el mundo consume se reduce a tan solo doce plantas y cinco animales, aunque se ha demostrado que la biodiversidad mejora la salud del suelo y previene las enfermedades de las plantas, además de proporcionar una dieta más nutritiva y asegurar los medios de subsistencia de los granjeros.

Reconocemos que no existe un único sistema alimentario, sino millones. 500 millones de granjas pequeñas alrededor del mundo producen el 70% de los alimentos a escala mundial. Estas explotaciones tienen sus necesidades específicas, pero lo cierto es que podrían convertirse en modelos para sus homólogas industriales más grandes. Atender mejor las necesidades de los granjeros pequeños fomentaría la creación de puestos de trabajo, la mejora de la salud y la igualdad en las regiones en vías de desarrollo.

Desde hace mucho tiempo, Netafim se dedica a mejorar el rendimiento de los cultivos en granjas tanto grandes como pequeñas, y a la vez que desarrollamos esta labor, también brindamos mejores métodos de procesamiento y transporte de los alimentos. Un empaquetado amigable con el planeta, junto con formas más seguras de refrigerar los alimentos durante su transporte, son aspectos en los que podemos intervenir para combatir el cambio climático y reducir los residuos.

Las oportunidades de fomentar la colaboración entre los diferentes tipos de negocios son enormes, y tratamos de potenciarlas. Ocho de las 20 acciones con un mayor potencial para combatir el cambio climático se encuentran en la industria alimentaria.

«Al aumentar la productividad de la tierra se reduce la necesidad de talar árboles con fines de producción agrícola... Más aún, al mejorar la irrigación se ayuda a tener una productividad constante en las tierras secas».

Nuestro enfoque

En Orbia tenemos tres áreas principales de impacto en nuestros sistemas alimentarios: riego de precisión, tecnología agrícola y producción química y de materiales aplicada al procesamiento, empaquetado y transporte de alimentos.

Riego de precisión

Muy pocas tecnologías son comparables a los sistemas de irrigación por goteo de precisión en lo que tiene que ver con el aumento de la productividad y la reducción del uso de agua y fertilizantes. Tenemos clientes de todo tipo, grandes, pequeños y medianos, en todo el mundo: desde miles de granjas pequeñas en India a las que brindamos conectividad hasta la empresa láctea más grande de México, a la que proporcionamos un servicio de irrigación.

conocer más acerca de las soluciones de netafim

Tecnología agrícola

Pocas actividades económicas pueden hacer uso de la información de modo eficiente a gran escala como la agricultura. Junto con Netbeat One y otras iniciativas de irrigación inteligente, estamos tratando de hacer que los agricultores mejoren su capacidad para manejar sus tierras, sea cual sea su tamaño.


conocer más acerca de las soluciones de netafim

Recuperación de los nutrientes del suelo

Invitamos a nuestros negocios a aprovechar sus múltiples contactos para encontrar oportunidades alentadoras de formar nuevas alianzas. Un ejemplo es el esfuerzo que se está realizando para regenerar la salud del suelo utilizando los residuos de las granjas lecheras. Esto permite devolver a las granjas los nutrientes que las sustentan.

conocer más acerca de las soluciones de netafim

Empaquetado y transporte

La película de PVC para empaquetar conserva los alimentos hasta que llegan a nuestra mesa, lo que reduce el impacto ambiental de la producción y comercialización de alimentos. Un vegetal sin esta película se puede dañar un 60% más rápido, lo que significa que se necesitaría más energía y agua para producir más alimentos.



conocer más acerca de las soluciones de alphagary

¿Cómo podemos utilizar la información para conectar y empoderar a las comunidades?

¿Cómo podemos manejar mejor nuestros sistemas de agua?

¿Se puede lograr que la salud y el bienestar sean accesibles para más personas?

¿Cómo hacer que las ciudades sean lugares más habitables, más resilientes, y más atractivas?

¿Cómo avanzar más allá de la sostenibilidad hacia la regeneración?