¿Cómo pasamos de la sustentabilidad a la regeneración?

Para lograr revertir algunas de las más preocupantes tendencias que amenazan a nuestro planeta, debemos reconsiderar los aspectos más fundamentales de la economía mundial. Necesitamos rediseñar el modelo lineal que ha funcionado a la humanidad por cientos de años. Nuestros negocios han prosperado en la economía actual, y esa es la razón por la que estamos en una buena posición para contribuir al advenimiento de una nueva economía.

Desde la primera Revolución Industrial, la humanidad ha experimentado un crecimiento económico, con el consiguiente aumento de la calidad de vida, que está unido a un simple modelo lineal: extraer, producir, distribuir, eliminar. Así hemos construido ciudades, transportado bienes, alimentado poblaciones, y creado prácticamente todos los productos que utilizamos en nuestra vida cotidiana.

Hemos construido la era más próspera de la historia de la humanidad, pero los supuestos básicos sobre los que se asienta esa prosperidad que disfrutamos están empezando a desmoronarse. Ahora sabemos que los recursos no son en absoluto ilimitados, y que el planeta no puede manejar tantos residuos. Además, nuestra población es siete veces mayor que en 1800, cuando comenzó este gran viaje.

Nuestra empresa ha construido su éxito sobre la base de este modelo antiguo, y somos conscientes de que hemos contribuido a perpetuarlo. Pero debemos cambiarlo, no ya por altruismo, sino por necesidad. Y creemos que un futuro más regenerativo no es solo algo positivo, sino en realidad un aspecto crucial de nuestro crecimiento.

El desafío 

En todo el mundo, la humanidad está usando demasiados recursos y generando demasiados residuos. La Tierra no puede soportar el impacto de ambas.

Desde el punto de vista de los recursos ecológicos, la demanda actual de la humanidad excede enormemente lo que el planeta puede regenerar en un año. Ahora mismo, se necesitarían 1.75 tierras para satisfacer de forma sostenible todas nuestras necesidades de consumo. Y a medida que la población crece y más consumidores ascienden a la clase media, la demanda podría triplicarse en el 2050.

Estamos transformando esos recursos naturales en residuos que no se descomponen ni aportan nada al planeta. A nivel mundial estamos produciendo 2.010 millones de toneladas de residuos. La rápida urbanización y el crecimiento global de la población nos llevan a estimar que esa cifra aumentará a 3,400 millones de toneladas en los próximos 30 años.

La economía lineal es la fuerza que está alimentando estos problemas duales. El crecimiento económico y los impactos negativos acumulativos van a la par: a medida que uno crece también lo hacen los otros.

Quizá lo más difícil de este desafío es que se necesita el cambio conjunto de sistemas enteros. Los cambios más efectivos ocurren cuando cada eslabón de la cadena de suministro interactúa con los demás como si fueran uno solo.

Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU

Podrían generarse 4.5

billones de dólares en oportunidades de crecimiento dentro de la economía circular de aquí a 2030.

Nuestra perspectiva

Nuestro punto de vista sobre el problema debe empezar desde el reconocimiento de nuestra responsabilidad en lo que hemos contribuido al cambio climático, con el compromiso público de hacer mejor las cosas. Eso significa ir más allá de la simple mejora de nuestros procesos productivos. Significa ir tras nuevos emprendimientos y crecer de manera que permita cerrar el ciclo en los otros productos que producimos.

El sistema económico actual es producto de un diseño, y esto significa que podemos diseñarlo mejor. Nuestro negocio, cualquier negocio en realidad, es parte de algo mayor que tiene un impacto en todo ser vivo en la Tierra. Y estamos seguros de que existe una forma de hacer que los negocios crezcan, que la vida de las personas mejore y que al mismo tiempo el planeta se vaya regenerando.

La economía circular nos ofrece un esquema alternativo prometedor que nos permite disociar el crecimiento económico del impacto ambiental negativo. Al reconfigurar los modelos de producción y las inversiones estratégicas, podemos mantener el uso de los materiales y generar otros nuevos, así como reducir drásticamente los residuos y regenerar los sistemas naturales. Un enfoque circular de los negocios significa repensar la noción de lo que es un residuo y lo que se necesita para producir un producto o servicio.

No es un sacrificio. Es un buen negocio.

El Consejo Mundial de Negocios considera que la economía circular es una oportunidad de crecimiento de 4,5 billones de dólares para el 2030. Es una noción que impregna casi todos los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU, y proporciona un propósito a todo, desde el desarrollo de las Ciudades Inteligentes hasta el despliegue de la inteligencia artificial.

Pero la colaboración es crucial. Podemos encarar el desafío de trabajar juntos como una familia de empresas en Orbia, pero el verdadero cambio sistémico debe extenderse a las alianzas e interrelaciones. Buscamos una simbiosis industrial en la que los residuos de una empresa sean los recursos de otra.

Le presentamos algunas maneras para que pueda unirse a nosotros.

«Una economía circular en Europa puede producir un beneficio neto de 1.8 billones de euros para el año 2030, al tiempo que da respuesta a los crecientes desafíos relacionados con los recursos, crea puestos de trabajo, estimula la innovación y genera importantes beneficios ambientales».

Nuestro enfoque

Internamente, estamos identificando una serie de aspiraciones ambiciosas relacionadas con nuestras prácticas productivas en todos nuestros negocios. (Puede obtener más información en nuestro Informe de sustentabilidad.) Si bien son nuestros emprendimientos en perspectiva, nuestros programas piloto y el desarrollo de nuestros productos lo que esperamos que genere el mayor impacto positivo.

Tenemos la firme determinación de llegar a ser líderes en este ámbito, y estamos dispuestos a establecer alianzas con quienes estén interesados en seguir modelos de negocio circulares y regenerativos en estas áreas:

  

Infraestructura circular

Actualmente, Wavin está realizando pruebas piloto de una superficie alternativa de calle, conforme al patrón de economía circular, hecha de plásticos reciclados desechados por los consumidores. También está trabajando en una amplia variedad de sistemas de recolección de lluvia y otros métodos de reciclaje de agua. Dura-Line, mientras tanto, está estudiando productos de conductos 100 % reciclados.

conocer más acerca de las soluciones de wavin

Agricultura regenerativa

Un proyecto de irrigación en expansión está conectando pequeñas granjas locales entre sí, lo que promueve una mayor biodiversidad y menos desperdicio de recursos. Netafim también está formando alianzas para la nutrición por riego del suelo en las granjas de los clientes.


conocer más acerca de las soluciones de netafim

   

Reciclaje de materiales y productos químicos

Nos interesa todo, desde los métodos innovadores de reciclaje de plásticos hasta los mercados potenciales de reciclaje de refrigerantes. Ya sea a través de nuestra propia Investigación y Desarrollo, emprendimientos o alianzas, quienes estén interesados en que exista más circularidad en este campo pueden contactarnos para poder empezar a conversar al respecto.

conocer más acerca de las soluciones de Koura

¿Cómo podemos utilizar la información para conectar y fortalecer a las comunidades?

¿Cómo podemos manejar mejor nuestros sistemas de agua?

¿Cómo podemos alimentar al mundo de manera sostenible?

¿Se puede hacer que la salud y el bienestar estén al alcance de más personas?

¿Cómo hacer que las ciudades sean lugares más habitables, más resilientes, y más atractivas?