¿Cómo hacer que las ciudades sean lugares más habitables, más resilientes y más atractivas?

Las ciudades más jóvenes están creciendo, las más antiguas se están modernizando, y todas se están interconectando. Lo que sea que construyamos ahora junto con la técnica que se utilice, deberá servir para la gente y el planeta cuando estos lo hereden.

En el 2050 se espera que el 68% de la población humana viva en ciudades. Actualmente esa cifra es del 50%, lo que significa que nuestras ciudades van a seguir creciendo, y mucho. Tendrán que ser más grandes, inteligentes y resilientes, con mayor capacidad de acoger a más personas, y mucho más limpias, ya que más del 90 % de quienes viven en ciudades respiran aire que no es seguro.

El desafío

Es difícil debatir el modo de mejorar la calidad de vida en las ciudades sin abordar todos los demás retos a los que se enfrenta la humanidad actualmente. La red de carreteras, tuberías, cables y estructuras que conforman y conectan nuestras ciudades son piezas clave para resolver los problemas generalizados del agua, los alimentos, la energía, la conectividad a internet y mucho más. Pero las infraestructuras son el resultado de un proceso, y ese proceso necesita nuevas herramientas e ideas innovadoras que promuevan el progreso en otros frentes.

Al crear nuevas comunidades, o al modernizar las que ya existen, el proceso está plagado de ineficiencias. Desde la toma de decisiones inicial, pasando por la planificación, la gestión y la terminación, hay muchos factores que contribuyen a la pérdida de tiempo y al gasto excesivo.

El mundo de las infraestructuras se vuelve cada vez más complejo por el hecho de ser muy segmentado y centralizado. Un sistema puede tener una sola autoridad al mando, pero también interactúa con cientos de sistemas adicionales. Hay métodos detrás de cada modelo, pero es fácil darse cuenta de lo complicado que resulta actualizar, acondicionar o reemplazar cualquier elemento, no digamos ya su totalidad.

Si bien la infraestructura es el resultado de un proceso, todo comienza con una decisión. Las motivaciones, las prioridades y la escala de tiempo de estas decisiones son otros factores importantes que afectan a lo que se construye, cuándo se construye, y cómo. A menudo las decisiones son reactivas, cuando deberían ser preventivas, como cuando se moderniza un drenaje después de la inundación. El problema es que, a largo plazo, esa dinámica hace daño a las personas. En los Estados Unidos, se estima que los problemas de infraestructura a los que no se ha dado solución pueden costar a los hogares aproximadamente $3,400 USD al año en renta disponible.

Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU

Se espera que el 95%

de la expansión urbana en la próxima década se produzca en los países en vías de desarrollo.

Nuestra perspectiva

Para construir la ciudad del futuro se necesita colaboración, flexibilidad y resiliencia. Los materiales, productos y sistemas de las Ciudades Inteligentes tendrán que ser reactivos, modulares y capaces de canalizar información. Tratamos de incorporar esta filosofía en todo lo que hacemos. Al diseñar, tenemos en mente las realidades de los sistemas con que contamos, y creamos las condiciones para que existan mejores opciones en el corto plazo.

La diversidad de nuestros grupos de negocio es reflejo de nuestra mentalidad colaborativa. Una inundación puede convertirse en un problema de electricidad, lo que a su vez se convierte en un problema de transporte, y así sucesivamente. Pero la manera en que los problemas están interconectados muestra que existe potencial para soluciones interconectadas.

El Instituto Nacional de Ciencias de la Construcción de los Estados Unidos estima que por cada dólar que se gasta en hacer la infraestructura más resistente se ahorra 6 dólares en el futuro. Esta clase de análisis de costo del ciclo de vida es esencial en el desarrollo de las Ciudades Inteligentes. La creación de ciudades con acceso a la información, capaces de manejar tanto el estrés crónico como el choque agudo, requiere una inversión seria y un compromiso continuo.

Es importante recordar que se espera que el 95 % de la expansión urbana se produzca en los países en vías de desarrollo. Esto significa que muchas Ciudades Inteligentes serán ciudades jóvenes. Funcionarán de formas totalmente nuevas para conseguir estilos de vida nuevos. Si bien las áreas metropolitanas existentes se esfuerzan por evolucionar, son las ciudades en crecimiento del mundo en vías de desarrollo las que tienen la oportunidad de hacer bien las cosas desde el principio.

Si todos colaboramos en construir bien las ciudades, valorando los futuros ahorros más que los costos del presente, una mentalidad que fomente un medio ambiente regenerativo, y el trabajo humano que hace todo ello posible, será nuestra mejor oportunidad para resolver múltiples desafíos a la vez.

«Las ciudades ocupan solo el 3% de la tierra del mundo, pero representan el 60-80% del consumo de energía y el 75% de las emisiones de carbono. Esto significa que los pequeños cambios en las ciudades pueden tener impactos globales aún mayores».

Nuestro enfoque

Una cantidad importante de nuestro trabajo se relaciona directa o indirectamente con la infraestructura, especialmente en el ámbito de los sistemas de agua, la conectividad digital, la agricultura, las aplicaciones de PVC y la ciencia de materiales.

Pero lo que más nos emociona son los productos, proyectos y programas que tienen el potencial de trascender los limites tradicionales. Todo eso, junto con los proyectos experimentales de acceso a la información o de nuevos materiales, representan la futura dirección de nuestros negocios.

Wavin.png

La carretera de plástico

Un revolucionario programa piloto para una nueva superficie de carretera hecha a partir de plásticos reciclados desechados por los consumidores. Los sistemas modulares e inteligentes permiten una mejor captación de agua y son de fácil mantenimiento.

conocer más acerca de las soluciones de wavin

Conductos FuturePath

Vías de cable de fibra que permiten el crecimiento de las redes según se necesite para disponer de mayor flexibilidad en el futuro.

conocer más acerca de las soluciones de Dura-line

Whisper Valley

Un innovador proyecto de vivienda comunitario en Austin (Texas) que se ha construido para maximizar la sostenibilidad ambiental y la conectividad en el hogar.

conocer más acerca de las soluciones de dura-line

  

Viviendas de bajo costo

Un programa experimental para construir viviendas de bajo costo a partir de PVC y otros materiales livianos y duraderos en lugares remotos de Sudamérica.

conocer más acerca de las soluciones de vestolit

La restauración de Bogotá

La rehabilitación de una tubería de alcantarillado en el centro financiero de Bogotá usando tecnología de enrollamiento en espiral que reduce drásticamente tanto el costo como el impacto en los residentes y el comercio de la zona. En el sitio de trabajo no se ocupan más que 40 metros cuadrados, lo que minimiza el impacto en las comunidades circundantes.

conocer más acerca de las soluciones de wavin

¿Cómo podemos mejorar nuestros sistemas de agua?

¿Cómo podemos alimentar al mundo de manera sostenible?

¿Se puede hacer que la salud y el bienestar estén al alcance de todos?

¿Cómo podemos utilizar la información para conectar y fortalecer a las comunidades?

¿Cómo pasamos de la sustentabilidad a la regeneración?